Ray Ban L0205

La imaginaria confesión de su émulo catalán se fundía en el telar de la actualidad con la de Lance Armstrong: “Sí, yo me dopé, yo los dopé con la EPO de la construcción nacional, con los esteroides del ‘Madrid nos roba’ y con la hormona del crecimiento del ‘Catalunya is not Spain’. Era una causa noble. Nuestro fin justificaba los medios.

But there is something about Rome. I always come back. She stands 5 feet 5 inches tall, with piercing green eyes, Princess Di like waves in her blond hair and a face so narrow that she wears children Ray Bans as her sunglasses. Según el Instituto Nacional de la Estadística, Torrevieja es una de las ciudades con menos renta por cápita; es decir, pese a tener más de 100.000 habitantes y recibir a miles de turistas, es una ciudad pobre. Esto no ha sentado bien entre las autoridades locales. Y prueba de ello, es que el nuevo alcalde de Torrevieja, José Manuel Dolón (Los Verdes), se la ha devuelto al INE a través de una carta muy dura al considerar que esos datos han hundido la imagen de la ciudad..

Luego, se retiró. Con la selección jugó 120 partidos y metió 40 goles. En su palmarés tiene un Mundial (1970) y un Campeonato Paulista.. También conoceremos a otros personajes no tan famosos, pero cuya historia merece la pena ser contada. Y más cosas. Este blog está abierto a todos vosotros, para que aportéis datos sobre el paradero de sus protagonistas, para que contéis anécdotas o para que propongáis nombres..

Biografía, palmarés, estadísticas:Dawn C. Burrell nació el 1 de noviembre de 1973 en Philadelphia, Pennsylvania. Profesional desde 1993, se retiró en 2001. Esto ha provocado que adoleciese de carencia de ritmo en bastantes momentos. A los guionistas les han sobrado 20 minutos, como poco, por episodio. Hay que saber seleccionar y hacer criba de qué momentos son prescindibles y cuáles no a la hora de disear las tramas que formarán parte de la historia (aunque entiendo que con la escritora de la novela supervisando y encima todo el rato no sea tan fácil).

El esperado choque “futbolístico” entre buenos y malos es el clímax de la película, y, por suerte, uno de lo más extenso: prácticamente media hora de partido. Las reglas hablan de meter el balón por en un agujero portería, y está permitido TODO para ello, con lo cual las peleas con armas, kung fu, poderes especiales y técnica místicas se sucederán en una serie de secuencias imposibles donde diferentes equipos de seres humanos serán apalizados uno tras otro. Hasta el propio pueblo llano tomará parte en el enfrentamiento, creando una barrera humana ante la portería”.

Deja un comentario